la pandemia como p r e g u n t a .

cómo no decir algo al respecto? un momento tan insólito como contundente. una situación desconocida, desconcertante y me animo a decir incluso, sumamente desorganizante para la gran mayoría.

extrañamente frente a eso, ya comenzamos a encontrar respuestas, algunas necesarias y otras quizás no tanto -tal vez al servicio de mantener cierta homeostasis en nuestra realidad-  // incluso llego a pensar por momentos que forzamos certezas para no afrontar el desconcierto de no saber.

pensando en el tiempo que llevamos en este baile tal vez podamos detenernos un momentito y preguntarnos ¿ estamos notando que todo se dió vuelta?  // no como un discurso repetido y automático, sino como mirando un paisaje inabordable más allá de nuestras buenas voluntades.

quizás haya en esto alguna oportunidad, quizás sea incluso una etapa interesante para hacerse preguntas //  preguntas que nos debemos hace mucho tiempo, preguntas que quizás encuentren sus respuestas bastante más adelante, preguntas que nos sumerjan en nuevas propuestas // lo que conocíamos se está desarmando, y eso, por angustiante que sea también se vuelve un posibilitador.

contamos por primera vez en la historia con un parate que nos trasciende y en esa pausa está emergiendo de todo: miedos, ansiedades, mecanismos, angustias, necedades, enojos, vacíos, dificultad de parar, encuentros, descansos, ganas, ideas, novedades, recursos, voluntades...

pero, qué hacemos con todo ésto?  // probablemente cada uno haga lo mejor que pueda (acaso no siempre resulta que hacemos lo mejor que podemos?) y probablemente ese hacer esté teñido de sensaciones variopintas, y eso está bien.

exigirnos determinados resultados hoy es un poco violento // por eso la invitación tiene que ver con hacerse preguntas, pausando el vicio de responderlas // permitir que la incomodidad de no saber se vuelva cada vez más amable -y menos temida- y que desde la misma experiencia del atravesar esta complejidad, puedan emerger respuestas orgánicas, sinceras, reales y que así, sin forzar la realidad vayamos construyendo lo propio.


f l o .